En el Desierto de las Consecuencias

El desierto nos devora en su inmensidad, juega con nuestra mente y por más que nos adentremos en él, no encontramos puertas visibles de entradas ni de salidas, el paisaje siempre es el mismo: arena jugando con el viento y el sol inclemente asomándose entre un cielo azul que ilumina un paisaje café, amarillo y quizás con un poco de verdor pálido de alguna planta testaruda.

El desierto agota, los que hemos estado en el lo sabemos. He visitado el desierto en mas de una ocasión, quizás dos veces como excursionista y varias en un estado espiritual de sequía.

Existe una enorme diferencia entre visitar un desierto voluntariamente, preparando lo necesario para el viaje, que visitarlo a la fuerza y siendo arrastrados a este como consecuencia de actos propios o de otros, con poca agua, sintiendo desanimo y sabiendo que cualquier grito pidiendo ayuda será inútil.

Generalmente en el segundo caso, la visita involuntaria, es generada por consecuencia de algo, ya sea una mala decisión propia o ajena. Pero debemos admitir que, aunque ambas duelen, afecta quizás un poco más el ser conducidos por decisiones impropias, en esos momentos nos preguntamos: ¿y yo por qué si no hice nada para merecer esto?

Hay un personaje bíblico que tuvo dos visitas al desierto por consecuencias de decisiones ajenas, esta persona se llamó Agar.

Agar era esclava de Abraham y Sara. Tiempo atrás, El Señor le había dicho a Abraham (en ese entonces Abram) que dejara su patria, a sus parientes y la familia de su padre para irse a la tierra que el le mostraría para hacerlo ahí una gran nación, darle la tierra a su descendencia y ser bendito.

Abram obedeció, pero al estar en la tierra mostrada por Dios decidió huir debido a una gran hambruna, ojo que El Señor prometió bendecirlo y ser de bendición para otros, pero este decidió irse a Egipto con su familia. Aquí empezaron sus problemas.

Faraón se enamoro de la esposa de Abram (Saraí en ese entonces) y como Abram le dijo que Saraí era su hermana y no su esposa se la llevaron al palacio y para que estuviera con el mandatario, a cambio Abram recibió ganado siervos y camellos.

El Señor se enojó por el hecho de que faraón tomó a una mujer casada y también por la mentira de Abram, (quien reitero, había recibido la promesa de ser bendito en la tierra a la que había sido mandado) entonces como consecuencia, Dios mandó plagas terribles a esta tierra. Faraón se enfureció al darse cuenta de la mentira de Abram y Saraí, los expulsó de su tierra y tuvieron que irse llevándose todas sus pertenencias. Entre estas pertenencias estaba una esclava egipcia llamada Agar.

Después sucedió que El Señor le prometió a Abraham que le daría descendencia a él y su esposa con quien no había podido tener hijos pues esta era estéril, y en esta promesa dada por Dios estaba el tener un hijo propio. Lo malo es que Sara al ver que ella no podía darle hijos, decidió sugerirle a su esposo de que se acostara con Agar, la esclava egipcia, propuesta que Abraham aceptó a pesar de que El Señor le había prometido darle un hijo a él y Sara. Como consecuencia de esta decisión Agar quedó embarazada.

Dice Génesis 16:4 de que al Agar quedar embarazada comenzó a tratar con desprecio a su señora Saraí, acá podemos especular porqué, quizás sintió que ahora seria vista con mejores ojos ante su señor (Abram) o incluso puede haber resentido cargar un hijo que luego tendría que entregar a su señora (Saraí), pero a parte de las especulaciones no tenemos certeza de cuál fue la razón. El problema fue que con esta actitud de desprecio levantó la ira de Saraí la cual después de consultar con su esposo, y recibir ordenes de hacer lo que quisiera, decidió tratar mal a Agar al punto que la esclava decidió fugarse.

Aquí es donde Agar termina en el desierto que queda camino a Shur y acá se topa con un ángel del Señor. Es interesante donde se encontró con el ángel, porque la palabra Shur significa pared, ¿te has sentido que estas llegando a un lugar sin salida? Yo si, e imagino de que Agar también. Como esclava, ella dependía de sus señores para subsistir, pocas veces había podido tomar sus propias decisiones y en este caso había perdido su única fuente de manutención y estaba en un desierto de decisiones ajenas.

La desobediencia de Abraham a dos promesas del Señor la tenían en esa situación: 1. Abram fue a Egipto a pesar de haber recibido promesa en la tierra que Dios le dio, 2. Saraí mandó a su esposo a tener relaciones sexuales con la esclava a pesar de haber sido prometidos descendencia propia.

Pozo “El Viviente que Me Ve”

El ángel le hizo una pregunta interesante a Agar: ¿de dónde vienes y hacia dónde vas?-Dios siempre hace preguntas a las cuales El ya sabe las respuestas para podernos instruir- la esclava le respondió de que estaba en huyendo de su señora Saraí; después de escuchar su respuesta el ángel le ordenó volver donde Saraí y someterse a su autoridad, pero no sin antes asegurarle de que tendría a su hijo y el iba a tener un futuro y destino propio (“será tan indomable como un burro salvaje levantando su puño contra todos”) pero también le prometió ser la madre de más descendientes de los que pueda contar. En otras palabras, le prometió que a pesar de todo ellos sobrevivirían y tendrían su propia historia.

Agar en ese momento se refirió al Señor como “Tu eres el Dios que me ve” y también dijo: “De verdad he visto a aquel que me ve”. Al volver donde sus señores Agar dio a luz a su hijo Ismael.

Quizás nadie antes había visto a Agar como persona por el hecho de ser esclava y quizás nosotros sentimos que en el desierto somos minúsculos y por ende nadie nos ve tampoco, en este caso por ser esclavos de una situación.

En el desierto de las consecuencias no importa cuanto amigo venga a alentarnos, las cargas son my pensadas para llenarnos de optimismo. La única solución es una mirada de Dios para recibir guía, porque aunque estemos perdidos entre las dunas de arena, no podemos estar tan perdidos que Dios no vaya a encontrarnos y vernos.

A veces venimos de países con gobiernos malvados, y sin querer entrar en política ni polémica, se que en este momento hay muchas personas y familias sufriendo las consecuencias de actos ajenos, siendo victimas de injusticias, maltratos y avaricias. Cuando estamos en este desierto al que nosotros no hemos decidido ir, ¿Cómo podemos saber que hacer?

La respuesta está en la pregunta que Dios le hizo a Agar, ¿DE DONDE VIENES Y HACIA DONDE VAS?

Para muchos la respuesta es simple, otros no la saben, pero en este momento pregúntale al Señor donde está la puerta de salida, porque sólo El puede darte la respuesta. Saber hacia donde nos dirigimos es lo más importante, pero, aunque no lo sepas, hay un Dios que te ve, el Señor que te ve en el desierto, el que puede evitar que llegues hacia Shur (la pared) y llevarte de vuelta al camino que dejaste o hacia la salida más adecuada.

No tengo la respuesta de hacia donde vas, pero si se que no estás caminando solo (a), yo he salido de desiertos bravos al igual que muchos, y te puedo asegurar que, aunque debas pasar por un proceso para reencaminarte, hay un Dios que te ve y te ayudará a recuperar lo perdido, incluso el tiempo que pasaste caminando en círculos.

Ya sea que hayas entrado al desierto por tu propia cuenta o hayas tenido la suerte de Agar, un encuentro con Dios puede cambiar el curso de tu historia. No se si ya recibiste la visita del ángel, pero siéntate con Dios a responder las preguntas de tu corazón, porque el desierto no es el final de la historia, es solo una pausa en el camino de tu propósito.

*Para esta reflexión he utilizado Génesis 16 NTV

Para encontrar tu salida del desierto, pídele al Señor Un Toque Divino y sazona tu vida con gracia.

Por: Chef Aura

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s