El Sabor de la Fe

Salmos 34:8 Prueben y vean que el Señor es bueno; dichosos los que en él se refugian. (NVI)

Hace poco hice una salsa bolognesa, el aroma de esta salsa es cautivador, esto probablemente se da gracias a las especies y verduras que desprenden sabor, color y aroma haciendo de esta preparación una comida que deleita todos los sentidos.

Pero en mi caso particular tengo que confesar que el aroma que mayor me causa sensaciones agradables es el de la hoja de laurel ya que esta me trae recuerdos de la comida que preparaba mi madrina cuando yo era pequeña; esta señora era como una segunda madre para mí, y su comida significaba cariño y largos ratos de risas

Estoy segura de que si le preguntara a cada uno de los que me están leyendo sobre un recuerdo de infancia muchos de ellos están asociados con la comida. Helados, dulces, pasteles, almuerzos de fin de semana, sopas de pollo para los resfriados… las opciones son innumerables. Es más, si alguien hoy cocinara esa comida especial de tus tiempos de niñez, puedo asegurarte de que con solo el sentir el aroma comenzaras a recordar muchas cosas, quizás a la abuela, el jardín de la casa, cumpleaños o la risa de un familiar; siempre vendrá algo a la mente que traerá risa o nostalgia.

Las personas que nos ha tocado vivir fuera de nuestro país lo podemos aseverar, el primer bocado de una comida típica del lugar donde somos originarios nos hace sentir en casa, al punto de lograr hacer un viaje momentáneo que perdura lo que dure la comida en el plato.

Pero ¿sabías que esto no es coincidencia?

El sabor no es más que la impresión que causa un alimento al ser detectado por el sentido del gusto en un 20% y el olfato en un 80%. El sabor viene primordialmente de la sensación del olor, razón por la que cuando estamos congestionados nos cuesta sentir el sabor de la comida.

Nuestro cuerpo es un organismo perfecto, y el sentido del gusto es como una maquina receptora de datos; la lengua tiene sensores llamados “papilas gustativas” las cuales son capaces de detectar los sabores que luego son procesados en la memoria (memoria gustativa) y esta puede recordar la experiencia asociada con un sabor.

Es más, la Universidad de Toronto, realizó un estudio dirigido por el doctor Afif Aqrabawi en el cual se asegura que hay una región en el cerebro donde existe una conexión entre el olfato y memoria y gracias a esto se puede formar un recuerdo de “que, cuando, donde” asociado con los olores lo que nos permite vincular un aroma con una persona, lugar y experiencia.

Todo esto me hace sorprenderme enormemente en la grandeza de nuestro creador, pero también me trae a la mente el Salmo 34:8 “Prueben y vean que el Señor es bueno”.

“Probar” viene del hebreo “taw-am” (H2938) que se relaciona a comer, percibir, es directamente conexa al sentido del gusto.  

Por esta razón te pregunto ¿alguna vez te has olvidado del sabor de la fe?

La fe tiene un sabor dulce, confortante porque viene de las promesas de Dios a nuestra vida “¡Cuán dulces son a mi paladar tus palabras! ¡Son más dulces que la miel a mi boca!” Salmo 119:103.

Creo que muchos hemos sido confortados en momentos de dolor por una palabra oportuna o una oración sincera. Pero a veces podemos perder el sabor de la fe, por ejemplo, en momentos de miedo, cuando todo nos sabe amargo o simplemente le perdemos el sabor de a la vida.

Con el Covid-19 atacando a nuestro planeta, me he sorprendido como muchos hemos olvidado el sabor de la fe, y es que ¿sabías que irónicamente uno de los síntomas de este virus es perder el sentido del gusto?

No sé si será coincidencia, pero muchos en medio de esta pandemia hemos perdido el sentido del gusto y olfato, olvidándonos del sabor dulce de las promesas de Dios para nuestra vida. Cambiando promesas por estadísticas y tiempos de oración por tiempo de sumergirnos en noticias.

Pero te quiero decir algo, el mismo Dios que te ha guardado de muchas otras cosas que aquejan al mundo es el mismo que sigue en control, a cargo de todo lo que pasa a tu alrededor, y solo El tiene la sabiduría y visión definitiva para entender los tiempos.

Aunque el planeta entero se sacuda, El aún es Dios; a pesar de que aún tu oración no haya sido contestada, El conoce el porvenir. Así que confía en el proceso, cuando Dios guarda silencio es que está transformando las situaciones y a las personas.

Si ya sabes leer de corrido, lo suficiente para poder llegar al final de esta reflexión, es porque ya tu edad es mayor a diez años, y ya has vivido muchas cosas en este planeta y tu Padre, El Señor, Jehová de los Ejércitos, ha guardado tu vida y la ha rescatado e incluso restaurado en muchas ocasiones.

Romanos 10:17 Así que la fe viene por oír, es decir, por oír la Buena Noticia acerca de Cristo.

Hablando de este tema, te recuerdo que debes tener cuidado con lo que consumes, así como hay comidas que por su sabor fuerte impiden que distingas el gusto de otros alimentos, de la misma forma hay actividades de ocio o que realizamos motivados por el miedo (cómo ver noticias excesivamente) que nos pueden apagar el sabor de la fe, así que con el tiempo libre que muchos están experimentando, se debe ser muy sabio en que se invierte el tiempo.

Así que en esta temporada no permitas que ningún virus ni situación o circunstancia te haga perder el sentido del gusto, para que siempre pruebes que El Señor es bueno, llámate dichoso y regocíjate si tu confianza esta puesta en El.

Si hoy tu corazón tiene miedo, abre su palabra, endúlzate con sus promesas y recobra el ánimo. Que las respuestas que has recibido de parte de Dios en el pasado te hagan recordar el sabor de la fé.

Hoy te invito a cerrar tus ojos cuando termines de leer, y que, así como el aroma a la cocina te recuerda a tiempos felices, el aroma de la fe que viene de los testimonios de tu vida en Cristo te traiga a memoria todo lo que El Señor ha hecho en tu vida.

Le pido al Señor que quien me lea, experimente Un Toque Divino, y sea lleno de Su gracia.

Bendiciones.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s