Caminando con pies cansados

Hay momentos en la vida que sentimos como que camináramos descalzos sobre vidrios quebrados; cada paso duele más que el anterior.

Pero si nuestro corazón está latiendo, señal qué hay vida en el cuerpo, nos vemos forzados a ajustar un poco nuestro andar en medio del dolor pues aún hay camino por delante.

La mirada la tenemos nublada de tanto llorar en los funerales de sueños que murieron, al punto que es imposible pensar en un futuro prometedor. No hay alcance para ver más allá del luto que quedó… y a veces hasta el mismo cuerpo duele de tanto que ha sufrido el corazón.

Empezamos el año con la mente fija en metas y propósitos, con pies cansados, porque Diciembre se nos hizo muy corto y ajetreado, pero con determinación renovada.

Pero en medio del entusiasmo vemos nuestras manos vacías de cosas tangibles… y aquí juega el papel mas importante la protagonista de todo nuevo comienzo: la fe.

La palabra Hebrea para fe es emunah אֱמוּנָה y significa: verdad, seguridad, fidelidad, firmeza

Es la misma palabra utilizada en: Isaías 33:6 (NVI) “Él será la seguridad de tus tiempos, te dará en abundancia salvación, sabiduría y conocimiento; el temor del Señor será tu tesoro.”

Así como en: Éxodo 17:12 “Cuando a Moisés se le cansaron los brazos, tomaron una piedra y se la pusieron debajo para que se sentara en ella; luego Aarón y Jur le sostuvieron los brazos, uno el izquierdo y otro el derecho, y así Moisés pudo mantenerlos firmes hasta la puesta del sol.”

Pero dar pasos firmes y seguros con pies cansados es una tarea más difícil de lo que suena. Sino pregúntenle a la señorita que atiende en una tienda por departamentos, de tacones altos todo el día, lo duro que caminar al final de la jornada.

Moises es un ejemplo de lo que es recorrer un largo camino de fé.

Inició su vida dependiendo de la confianza en El Señor. Su madre por la fé supo que su hijo no moriría y tomó en fé la decisión de dejarlo en el río; después ya a una edad en que la mayoría nos retiramos a descansar, por fé comenzó su misión libertadora a los ochenta años (Éxodo 7:7)

Es conocido todo lo qué pasó después: el milagro del mar abriéndose en dos, el caminar por el desierto con un pueblo desobediente y quejumbroso mas todas las batallas que le tocó vivir.

¿Cual era su tesoro y su fuerza? una promesa. (Éxodo 6)

Puede que tu cuenta de banco esté vacía, tu familia la está pasando mal o tu salud se ha quebrantado… nadie más puede saber lo qué pasa en tu intimidad.

Hay promesas que te mantienen en pie pero no hay ni sombras de que estén cerca de cumplirse. Y tu fé tambalea con la duda que se asoma y pregunta ¿y qué tal si eso no es para mi?

Moises a pesar de ver maravillas y milagros se cansó, su fé flaqueó pero siempre estuvo allí y eso fue suficiente.

La fé se puede hundir pero no ahogarse.

Todos criticamos al apóstol Pedro porque al salir de la barca e intentar caminar con Jesús sobre el mar, dudó al ver las olas y casi se hunde. Pero no vemos que fue el único con la osadía de al menos intentar caminar como lo hacía su maestro. (Mateo 14:22-32)

Su pie se hundió pero no se ahogó. El “hombre de poca fe” después logró que hasta su sombra sanara.

Con los pies cansados faltan las fuerzas para caminar como el maestro, pero si tu tesoro y tu fortaleza sigue siendo la firmeza de poner tu confianza en las promesas para tu vida, podrás flaquear e incluso caerte pero te levantarás.

Llénate de gente que levanten tus manos cuando caigan en medio de la batalla, disciplínate en la lectura de la Palabra para que conozcas todas las promesas para los hijos de Dios.

Y confía, que en medio del vacío y la debilidad tus pies cansados aún tienen un camino por recorrer. Busca fuerza en Tu Padre que fue quien te ha dado la promesa. “Padre no entiendo, no puedo ver esto que me prometiste, ayúdame”

Créeme que yo se lo que es caminar de un lado a otro esperando que puertas se abran. He ido delante de faraones del miedo con la confianza puesta en una promesa, y a veces los planes fueron distintos pero siempre había un camino que con el tiempo logré comprender.

Estamos comenzado un nuevo año, entrégale tus pies cansados al Señor, enfócate en la oración para escuchar su voz y toma el bastón de las promesas para que des pasos firmes, de fé, cuando el camino se ponga difícil.

Pídele al Señor un toque divino y sazona tu vida con Su gracia.

Chef Aura

… La tierra baldía se alegrará y florecerá el azafrán de primavera.
Así es, habrá abundancia de flores,
de cantos y de alegría.
Los desiertos se pondrán tan verdes como los montes del Líbano,
tan bellos como el monte Carmelo o la llanura de Sarón.
Allí el Señor manifestará su gloria,
el esplendor de nuestro Dios.
Con esta noticia, fortalezcan a los que tienen cansadas las manos,
y animen a los que tienen débiles las rodillas.

Isaías 35

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s